¿Rondas a 60km/h?

Citando al conseller tècnic de Horta-Guinardó, Pere Nieto, amigo y figura importante de nuestro socio de gobierno en el distrito, ICV.

“Sóc un gran defensor de la discrepància puntual dins d’un equip de govern (…) De la discrepància en sorgeix un debat profund i no és tan greu, segons el meu punt de vista, que de tant en tant s’expressi públicament aquesta diversitat d’opinions.”

Mostraré aquí mi discrepancia (y que creo secundada por el alcalde de Barcelona). Al menos en el resumen presentado a prensa de las medidas a tomar en cuenta no está incluida esta propuesta de las rondas a 60km/h.

50-o-60

Estoy de acuerdo con Pere Nieto que la propuesta es mucho más compleja, amplia, interesante y buena como para quedarnos en el titular que sacaron los diarios. La medida hay que valorarla por la pantalla vertical absorvente en el entorno de Arquitectura (77.500€), Pantalla vertical transparente en la altura de Canigó (170.000€),  o la mejora del aislamiento acústico de fachadas y el pavimento sonoreductor en casi 3km. de vía (950.000 €). Considerando que el trabajo realizado en el estudio y con los vecinos es mucho más complejo que lo que los titulares reflejan y que el éxito ha sido trasladar a una medida de gobierno lo debatido en una comisión con ciudadanos.

Tan de acuerdo que tanto los diarios como la propia Imma Mayol no fueron justos con el plan. Por ello entraré en la discrepancia.

Creo, en espera de poder mirar el informe completo, que este no contempla la propuesta de reducción de velocidad de 80 a 60 km/h en las rondas. Sinó, el alcalde de Barcelona, no hubiera salido a contradecir a su regidora de medio ambiente. Como tampoco debe ser una de las propuestas más importantes ya que en el resumen de prensa no aparece. De ahí la primera alerta: a mi parecer este ha sido un intento (legítimo) de Imma Mayol de marcar diferencias con el gobierno. Hubiera sido bueno que indicara que es una propuesta que como ICV les gustaría implementar y no una propuesta esencial del plan. Los medios pueden ser muy selectivos pero no se inventan las cosas y si Imma citó esta medida en la rueda de prensa y no aparecía en el resumen, es porqué Imma Mayol decidió que esto fuera así.

Por otro lado la reducción de 80 a 60km/h en la ronda de Dalt sólo significaría una reducción de 2 decibelios, mucho menos que lo que es necesario o simplemente se es sensible al oído humano. El asfalto sonoreductor iría a una reducción mayor de entre 3 y 4 decibelios, sin provocar ninguna alteración en la circulación y realmente lo que es necesario para reducir el sonido en la Ronda de Dalt son medidas muchísimo más caras. Optar por la reducción de velocidad sólo para reducir el sonido es una opción poco eficaz. Otra cosa es que haya tramos que por accidentalidad, acumulación de vehículos, emisiones, etc… justifique la medida, pero si es sólo por el ruido costaría justificarlo. El estudio que se presentó por parte del distrito de Horta-Guinardó ante los vecinos de la Vall d’Hebron, Montbau, Sant Genís y la Taixonera consideraba poco efectiva la reducción de la velocidad y aunque no se rechazaba no se consideraba una medida útil.

Por otra parte, el reducir de 80 a 60km/h las rondas no es algo que tenga un efecto nulo. Yo soy de los que apuesta que la ciudad, cuanto menor velocidad mejor: más pacificación del tránsito, más potenciación del transporte público, recuperación de la ciudad para los ciudadanos y no para los coches, etc.. Pero evidentemente no se puede bloquear la ciudad, y reducir a 60km/h las rondas es matar el sentido de vía rápida. El efecto positivo que tienen las zonas 30 que sí reducen el ruido de los vehículos de forma sensible (hasta 50km/h el motor es el principal generador de ruido, a partir de entonces es la interacción entre asfalto y neumático), que pacifican el tránsito, que logran dar un sentido convivencial a la calle no se gana en la Ronda. En cambio se pierde el sentido de vía rápida.

Reducir la velocidad en la Ronda de Dalt, de 100 a 80 km/h hace que recorrerla de punta a punta se pase de tardar de 10 a 12 minutos, pero si se hace de 80 a 60 km/h el tiempo se pasa de 12 a 16 minutos, algo que sí ya es sensible. De la diferencia entre lo que es esperable de una vía rápida, a la propuesta a 80km/h como actualmente la afectación real es pequeña, el pasar a aumentar un 33% los tiempos de circulación ya sí que comienza a tener un efecto sensible en esta, y en el sentido de vía rápida. Si la Ronda vas a poco más rápido que en su lateral ¿qué sentido tiene esta?.

Yo soy de los que apuestan por la movilidad sostenible, por la reducción del espacio público sólo para el uso del vehículo privado, la reducción del transporte privado y la potenciación del público. Pero hasta esto tiene un límite. Yo personalmente, si me dieran la opción a decidir o influir en la decisión, no apostaría por la reducción de la velocidad de las Rondas basándome sólo en la reducción del ruido.  No sé si la propuesta de Imma Mayol es una mayolada, como indica Jordi Coronas, un desmarque del gobierno, o está oculta en algún anexo oscuro del informe final, pero sí que sé que propuestas de este calibre no deberían aparecer en un rincón de un informe y ser algo que no se haya consensuado ni en el seno del gobierno ni presentado en el Pacte de la Mobilitat de Barcelona. Hacerlo así, a vote pronto resta credibilidad al relato de movilidad que está construyendo el ayuntamiento de Barcelona y el modelo de sostenibilidad de ciudad.

5 comentaris a “¿Rondas a 60km/h?

  1. Sobre la part de discrepàncies sols faltaria que em queixés. Reconec a més que jo no tinc clar que calgui reduir la velocitat a 60 en el tram de Montbau, de fet es proopsa per trams concrets si no m’equivoco, però ja dic que jo no tinc clar que aquesta mesura sigui necessària.
    El que sí que plantejo és que el pla va molt més enllà, que recull bona part de les propostes treballades a la comissió veïnal, que és un punt de partida per treballar i que hi ha vida més enllà d’un titular de premsa o fins i tot de no saber vendre bé les prioritats en una roda de premsa.

  2. Interessant la reflexió. Hem de saber separar el gra de la palla i alguns polítics no ho saben fer. Les rondes han de complir la seva missió: els poder anar d’una punta de la ciutat a l’altra sense haver d’entrar dins la trama de carrers i, alhora, facilitar el trasllat d’una manera ràpida i segura. Reduir la velocitat a 60 Km fa un flac favor als usuaris i no aporta cap benefici real, en canvi alenteix, per contagi, la circulació a tota la ciutat.

  3. Una pregunta, Jose. Yo, que pertenezco al ramo del motor, me he preguntado a veces si se ha tomado en consideración el hecho de que por debajo de unos 80-90 km/h es imposible ir en la última marcha, que permite ir con el motor a bajas revoluciones y así consumir y hacer menos ruido. Si yo tengo que ir a 60km/h a 2.500 rpm en cuarta consumo y hago el mismo ruido que a 80 km/h y 2.500 rpm en quinta. Lógicamente, estamos hablando de vías como la M-30 o la Ronda, que permiten mantener tales velocidades con seguridad si no sufren atasco.

  4. Lo tienen en cuenta. La verdad es que la poca reducción de 2db se produce no por el motor sinó por el ruido producido por el rozamiento de neumático con la carretera. El ruido del motor por encima de 50km/h es prácticamente irrelevante con respecto al producido por las ruedas. Tú dentro del coche no lo notas tanto pero fuera es ese (ffffffffff) que se oye siempre cerca de una vía rápida.

  5. És obvi que compartim el criteri que cal cenyir les mesures al resultat de les sessions de treball que es van fer amb els veïns, veïnes i entitats de l’entorn i també amb els estudis presentats i considerats viables. El gran error ha estat buscar una solució ràpida, barata i mediàtica, quan el que s’hauria d’haver fet és donar valor als informes elaborats i debatuts en aquelles sessions de treball. Una llàstima perquè quan alguns s’omplen la boca amb l’expressió “participació ciutadana” haurien de respectar-la i posar-la en valor enlloc de pensar en el seu ego. Em reafirmo en que ha estat una “Mayolada”.

Deja un comentario