About Jose A. Rodríguez

Soc coordinador de la revista electrònica i xarxa de bloggers www.socialdemocracia.org, webmaster de la UGT de Catalunya i militant del PSC.

Consejos de logística y geografía política para el MHP Quim Torra si quiere conseguir la independencia

Los aficionados hablan sobre tácticas, los profesionales estudian logística General Robert Barrow (US Marines) Ahora que parece que el baile de nombres para la Presidencia de la Generalitat ha acabado y que es posible que Quim Torra sea el nuevo MHP, siempre que se tenga el placet de la CUP, me atrevo a entrar en un punto que todo President de la Generalitat independentista debería contemplar. Siempre hay un exceso de supuestos estrategas que saben o se atreven a decir cuál es el mejor paso a dar en cada momento. De hecho confunden “táctica” con estrategia, pero dejemos esto para otro artículo, porqué a veces es aspirar a mucho intentar que los supuestos estrategas sepan apreciar las diferencias entre táctica, operativa y estrategia en política. Pero lo más importante es, igual que en la ciencia bélica, la logística. La logística es el paso previo a cualquier estrategia u operativa. A Continua llegint

La derrota de la empatía

La empatía emocional es la capacidad que tenemos los humanos de conectar con las emociones de los demás, sentirlas como un reflejo y conectar. Solo algunos tipos de autismo (y no todos, los ásperger sienten la empatía emocional, por ejemplo) y las personas con graves transtornos de personalidad (narcisistas, psicópatas) no sienten empatía alguna o la sienten en un grado muy mínimo. Este pasado Sábado vivimos otro pleno del Parlament de aquellos duros. La fractura política es evidente, pero por encima de la confrontación política existe la conexión humana. Pero este Sábado dejó de existir entre las filas socialistas. Ya dejó de existir cuando Collboni votó en contra de la propuesta del ayuntamiento de Barcelona de acercar los persos políticos a Barcelona, obviando que entre ellos está hasta hace muy poco un compañero del consistorio, Quim Forn. No entiendo la falta de empatía de las filas socialistas. En su cara Continua llegint

Donde somos fuertes, donde somos débiles

El 3 de octubre hubo lecciones que aprendimos mal. No supimos ver que nos faltaba cierta fuerza en los sectores industriales y que por tanto, una ruptura democrática basada en huelgas generales, al estilo Solidarnosk, no íbamos a poder hacerla en este momento. Que si había que hacer ruptura democrática tendría que ser con otras herramientas o bien trabajar precisamente el mundo sindical y estos sectores sociales para sumarlos. Otro de los errores del 3 de octubre fue no darnos cuenta que la fuerza la teníamos en el frente antirepresivo y democrático. Cuando en nuestras manifestaciones aparecieron personas que para nada eran independentistas no lo hacían defendiendo una posible Declaración Unilateral de Independencia, o el resultado de un referéndum, sino la posibilidad de que este se pudiera realizar, la democracia y las libertades cívicas. A partir del 3 de octubre cometimos un error, tal vez un error que teníamos que Continua llegint

He perdido las ganas de llorar y lamentarme

Hay un mecanismo interior mío muy curioso, supongo que fruto de mis rasgos contrafóbicos, y es que a partir de cierto umbral de dolor psicológico por una situación injusta no lloro, sigo triste, muy triste, dolorido, parezco pasivo externamente dejo de mostrar esas ganas de llorar, pero internamente me mueve la acción. Esto me puede ocurrir por injusticias vividas a nivel personal o también a nivel político. Llega un momento que hay un punto de ruptura y de no retorno. Y este ha llegado hoy. Hoy ya no tengo ganas de llorar la prisión de Junqueras, Forn, Sànchez o Cuixart. Ni el exilio de Comín, Serret, Puigdemont, Ponsatí, Puig, Gabriel o el ahora nuevo exilio de Marta Rovira. Tampoco tengo ganas de llorar las amenazas de prisión de más de 25 personas por simplemente organizar un referéndum. He perdido las ganas de llorar por la imposibilidad de conseguir cualquier solución democrática Continua llegint