Censuras, monarquías y las costuras del sistema

Esto de la portada del Jueves, y la censura (sí, permitidme que utilice ese término, cuando a la redacción de un medio le retira su editor 60.000 números y les obliga a publicar otra portada, es censura) de RBA me suena al cuento del traje nuevo del emperador. Los que buscamos cuestionar el status quo no tenemos fuerza, no controlamos suficientes resortes del poder y seguramente tampoco sabemos aunar esfuerzos en un mismo sentido (excepto en el tema catalán). Pero está claro que el “sistema” es un gigante de pies de barro. Seguramente es una minoría de la población la que quiere sustituir la monarquía constitucional por una república parlamentaria. Pero aún así, al parecer los defensores del status quo tienen miedo. Que las redacciones de los medios tengan la presión suficiente para ejercer esa autocensura, o transformar sus líneas editoriales en máquinas de felaciones intelectuales al futuro monarca y Continua llegint

Me declaro Antonymous a la censura que realiza Anonymous y al cierre del Parlament de los de #acampadabcn

Se que poner a todo el movimiento en el mismo saco no es correcto, pero también he visto por los comentarios, manifiestos y convergencias que las acciones de anonymous han ido bastante en consonancia con las del #15M y que las acciones que pretende hacer la #acampadabcn está bastante en consonancia con el sentir del #15M. Hay dos cosas que yo no acepto: La primera es acallar por la violencia a alguien. Que anonymous se dedicara a hackear, tumbar o cerrar las webs de las organizaciones o instituciones o incluso personas que no comulgan con sus ideas es algo que puede sonar “muy revolucionario” pero no deja de ser lo más reaccionario que se puede hacer en la sociedad de la información. Es el fascismo traducido a bit, el acallar en base a la pura violencia. Es lo mismo que abuchear a alguien que sale a hablar en público, o Continua llegint