Puigdemont casus belli

El Gobierno de España ha decidido que, una vez descabezadas la ANC y Omnium, manteniendo en prisión a los Jordis, y quedando tranquilos que el otro granlíder independentista, Oriol Junqueras estará en prisión hasta que fiscalía quiera, el objetivo a derribar sea como sea es Puigdemont. Me sorprende esta estrategia del estado español en hacer un empeño de una victoria a toda costa pagando cualquier coste. La reacción al referéndum del 1 de octubre fue un ejemplo, una reacción racional sería no hacer demasiado caso de un referéndum que para el estado era ilegal, deslegitimar el resultado sabiendo que Europa no iba a hacer demasiado caso dejar que se hiciera y el mismo 2 de octubre desplegar toda la fuerza policial y judicial sancionando a los impulsores. No solo pagó la represión política post-2 de octubre sino pagó con anterioridad que no pudieran frenar la logística del referéndum, con escenas ridículas, y Continua llegint

El porqué el PSC no reacciona a los malos resultados electorales, o el secuestro de los que pueden mantener sus alcaldías

Hace unos días escribí un artículo hecho desde las tripas, pidiendo a aquellos que tienen secuestrado el partido que pongan su precio. Sigo manteniendo esa opinión aunque ahora lo que haré es un análisis más pormenorizado de los incentivos que tienen los que toman las decisiones en el PSC. El resultado del PSC en las europeas ha sido más catastrófico que el de ninguna federación del PSOE o posible socio de este. En cambio en can PSC, después de dos castañas impresionantes no se quiere dimitir, ni se quiere convocar congreso extraordinario, ni siquiera algo parecido a un cambio de rumbo. Me pregunto porqué ocurre, más allá de que el partido está secuestrado por unas “élites extractivas” esas élites no son especialmente más ineptas (descontando algún personaje concreto) o más extractivas que en otras organizaciones, ni tampoco que en las diversas federaciones del PSOE. ¿Porqué ocurre entonces que la dirección Continua llegint

Banalizar el fascismo

Llevamos unos meses donde el término “nazi” o “fascista” se abusa en la política (en este caso los chuzos les están dando a los indpendentistas o a la consulta soberanista). Banalizarlo es un error, quitar el peso de lo que significó el nazismo o los movimientos fascistas de ultraderecha es otro error más grande. Cuando además, esta banalización la hacen personas de izquierdas es algo que no termino de entender. Tal vez, les convenga pasearse por el campo de concentración de Mauthausen o visitar alguna fosa común en el borde de carreteras de España. No es la primera vez que hablo de ello, por cierto. Dejo dos enlaces, uno de la protesta de entidades judías catalanas que alertan de la banalización de este término, y otro un vídeo de Pablo Iglesias (el politólogo, no del fundador de la UGT), personaje del que no comparto la ideología pero sí algunos de Continua llegint