La necesidad de matar al personaje en política

En política, en la vida profesional o en la vida personal algunas veces adoptamos el rol de un personaje. Estos personajes sirven para protegernos, para llamar la atención, para conseguir destacar, para evitar mostrar nuestra verdadera personalidad o incluso para dar hacia el exterior una cara amable en la que queremos construir nuestro andamiaje relacional. A veces la distancia entre el personaje y la persona real es pequeña, solo matices, o aspectos que pulimos para no mostrar una versión realmente cruda de nosotros mismos, pero en otros casos ese personaje termina por devorar lo que somos y estamos atrapados en una interpretación. Al menos nos puede devorar en la esfera relacional (mundo político, esfera pública) donde lo hemos desarrollado. Me centraré en como estos personajes pueden perjudicarnos en la política y en la vida pública. Ceñirnos a esta esfera nos permite que todos podamos entenderlo con más claridad ya que nos Continua llegint

De Dunkerque a Normandía y como preparar las bases para una victoria independentista

Junio de 1940, los últimos soldados de la fuerza expedicionaria británica salen de la bolsa de Dunkerque hacia las islas británicas protegidos por los restos del primer ejército francés que aguantan las embestidas de las fuerzas Panzer. La división fantasma de Rommel había logrado llegar a la costa separando la Britisht Expeditionary Force y el Primer Ejército Francés del resto de fuerzas aliadas, desde entonces se libraba una batalla de embolsamiento en el que las fuerzas británicas y las restantes fuerzas francesas y belgas intentaban huir para luchar un día más. El acto heroico de la retaguardia francesa y de centenares de barcos privados y de la Royal Navy logró evacuar el grueso de tropas, eso sí, sin equipo. La visión para los estrategas aliados era pasmosa. La principal fuerza militar en el continente, el ejército francés estaba a punto de rendirse. El ejército británico apenas contaba con efectivos para Continua llegint

La folklorización de la identidad nacional catalana

El nuevo candidato del PP a la alcaldía de Barcelona ha sorprendido en un vídeo con una actuación bastante estrafalaria reivindicando su catalanidad. Por un lado ha tirado de “sangre”, 8 apellidos catalanes, ninguna zeta en su linaje, nada que haga sospechar que es un charna contaminado. Por otro lado ha tirado del descriptor folklorista de lo que es la cultura catalana: caganer, tió, etc.. Todo aderezado en un discurso en el que básicamente hablaba en castellano. Quiero deconstruir rápidamente los dos elementos discursivos. El señor Bou puede tener 8 apellidos catalanes, pero tiene el pensamiento identitario trufado de como se vertebra el nacionalismo español. El nacionalismo español es más sanguíneo. Las propias leyes de ciudadanía ponen mucho peso en que si alguien es hijo de un español y no  vive en el estado español, la ciudadanía la adquiere con más facilidad que un niño que lleve viviendo en España 10 Continua llegint

El único error que no podemos cometer es desistir

El independentismo y el estado español ha llegado en el conflicto político en una situación que tiene un símil en la guerra de trincheras como la que sucedió en el frente occidental durante la Gran Guerra. No parece que nada de lo que haga el estado español pueda frenar la intención de dos millones de catalanes de secesionarse y de seguir desgastando al estado español. Tampoco parece que ninguna acción que tomemos los independentistas nos acerque rápidamente a la victoria. Los independentistas hemos aprendido que lanzar ofensivas de desobediencia sin garantías solo sirve para desgastarnos. Ya tenemos bastantes presos, exiliados y represaliados. Los suficientes para que la causa catalana sea contemplada internacionalmente y para ayudar a forzar las contradicciones del estado español cuya democracia es bastante descuidada. Los independentistas nos hemos arremangado para la guerra de desgaste en la que estamos, sea por necesidad o por incapacidad ahora de definir un Continua llegint