Carta abierta a Josep Costa, Vicepresident del Parlament

Estimado Vicepresident (no sé el tratamiento formal, y como esto es un blog, no un entorno institucional, utilizaré lo de estimado), hoy me has dado una respuesta que no es de recibo, abusando de una posición de poder y reclamándome una coherencia sobre algo que no me compete. Creo que al parecer careces de la más mera experiencia en política y eso te hace equivocar los roles. Te recuerdo una cosa, por si como Vicepresidente del Parlament no recuerdas el listado de los 135 diputados, no soy diputado. A efectos prácticos no tengo responsabilidad institucional alguna. Por otro lado veo que te cuesta recordar las caras de con quien te reunes, pero no formo parte de ningún comité negociador entre ERC y JxCat, ni participo directamente, ni indirectamente, ni me informan del estado de las negociaciones (al parecer, a diferencias de JxCat, los acuerdos a los que se llegan no Continua llegint

No hay plan secreto, ¿y ahora qué?

La situación en la que estamos más o menos en el mundo independentista la resumí en un artículo de El Punt Avui. Lo malo es que aún hay quien cree que tenemos un as en la manga, un plan secreto, un arma maravillosa, una wunderwaffe. Tengo muy malas noticias. No las hay, no hay planes secretos, no hay ases en la manga y de hecho después del 1 de octubre nos hemos quedado sin estrategia. Lo que no quiere decir es que hayamos trabajado como pollos descabezados. Desde el 1 de octubre nos encontramos sin estrategia, creíamos que si intentábamos llegar hasta el final habría mediacones que forzarían al gobierno de Rajoy a sentarse y encontrar una solución pactada. Las mediaciones llegaron, personas importantes, gobiernos y parlamentos. Autoridades de todos los colores se ofrecieron a mediar entre el estado español y el govern catalán. Pero el problema de estas mediaciones es Continua llegint

Dejar de mendigar cariño y los problemas de los cambios conductuales en las relaciones interpersonales

En la vida sin querer seguimos patrones conductuales. Esos patrones, además, conectan con determinados patrones conductuales de otras personas, que pueden generar dinámicas que se autorefuerzan en patrones relacionales que se repiten a lo largo de nuestra vida. Estas dinámicas automatizan nuestras acciones y reacciones y hacen repetitivos muchos de los conflictos e interacciones. Un ejemplo es la típica riña entre dos amigos que entran en ciclos de bronca y reencuentros o los reproches cíclicos de las parejas que llevan cierto tiempo juntas. Algunas de esas dinámicas son tóxicas y están bien definidas en psicología como el patrón del maltratador/codependiente o del triángulo psicodramático de víctima/salvador/victimario. Otras simplemente impiden evolucionar a las personas y les ancla en roles fijos y repetitivos. El problema de estos patrones conductuales es que son difíciles de romper. Nuestros patrones conductuales atraen a personas en los que encajan sus patrones en los nuestros y entran en dinámicas que se refuerzan. Continua llegint

La sonrisa del mal

En inglés tienen un término para este tipo de sonrisa, el “smirk”, hasta hay un icono en el whatssap para ella. Es una media sonrisa, entre la sonrisa sardónica y la sonrisa afectada, con unos ojos no especialmente expresivos, casi apagados. El mensaje que recibimos con ella es ambiguo, entre soberbio, desafiante y ligeramente amenazante. Este tipo de sonrisas no es muy común entre personas empáticas. Es más común entre psicópatas y narcisistas no encubiertos (los encubiertos funcionan de otra manera, son más sutiles y ligeramente más conscientes de la fragilidad de su máscara), perfiles que nos depredan emocionalmente. Es una puerta por la que expresan parte de su verdadera naturaleza. Esta sonrisa la expresan cuando están consiguiendo manipular a terceros de la manera que ellos quieren, es una muestra de un placer interior, cargado de segundas intenciones. Están sintiendo que su juego está funcionando y sus víctimas (en este caso los Continua llegint